quagga

Quagga (Equus Quagga Quagga)

Quagga (Equus Quagga Quagga)
5 (100%) 1 voto

El Quagga (Equus Quagga Quagga) es una subespecie de cebra extinta en el siglo XIX. Siempre se ha considerado que era una especie distinta a la cebra común pero los estudios genéticos han revelado que es una subespecie de la cebra de las llanuras. Es cercana a la cebra de Burchell. Debe su nombre al sonido de su llamada, algo parecido a “kwa-ha-ha”.

Descripción del Quagga

Su medida es de aproximadamente 250 cm de largo y entre 125 y 135 cm de alto. Se distingue de otros tipos de cebras, por su patrón limitado de rayas blancas y marrones, normalmente en la zona frontal del cuerpo. La parte de trasera carecía de rayas, y era de color marrón (parecido a un caballo). La distribución de las rayas era muy variada en los distintos individuos.




Las rayas eran más notorias en cabeza y cuello y gradualmente se volvían más suaves conforme el cuerpo avanzaba, mezclándose con el marrón rojizo de la espalda, hasta desaparecer. Parece haber tenido un alto grado de polimorfismo, con algunos individuos casi sin rayas y otras con muchas, cubriendo la mayor parte del cuerpo. Tenía una melena con rayas marrones y blancas.
Se descubrió que su cráneo tenía un perfil recto y un diastema cóncavo, y un abrigo de invierno que mudaba cada año. Como otras cebras no tenía papada en el cuello.

quagga

¿Dónde habitaba?

El quagga fue encontrado en la provincia del Cabo y en la parte sur del estado libre naranja en Sudáfrica.

Comportamiento y ecología

Muy poco se conoce acerca del comportamiento del quagga, pero se cree que se agrupaban en manadas de 30 a 50 individuos. Eran salvajes, aunque mas dociles que la cebra de Burchell.

Se sabe que era la cebra de las llanuras más meridional. Su hábitat estaba restringido a praderas y matorrales interiores áridos de la región de Karoo en Sudáfrica. La única fuente que descubre inequívocamente al quagga es la del cazador inglés e ingeniero militar Sir William Cornwallis Harris en 1840, contando lo siguiente:

El rango geográfico de la quagga no parece extenderse hacia el norte del río Vaal. El animal era extremadamente común en la colonia; pero, desapareciendo antes de los avances de la civilización, ahora se encuentra en números muy limitados y solo en las fronteras. Más allá, en aquellas planicies sofocantes que están completamente poseídas por las bestias salvajes, y que pueden denominarse con propiedad estricta los dominios de la naturaleza salvaje, se produce en manadas interminables; y, aunque nunca se entremezcla con sus congéneres más elegantes, casi invariablemente se encuentra con el gnu de cola blanca y el avestruz, para la sociedad de la cual el ave especialmente manifiesta la predilección más singular. Avanzando lentamente sobre el perfil del horizonte oceánico, emitiendo un relincho estridente y ladrador, cuyo nombre forma una imitación correcta, largos archivos de quaggas recuerdan continuamente al viajero temprano de una caravana rival en su marcha. Con frecuencia, se ven bandas de muchos cientos haciendo su migración desde las lúgubres y desoladas llanuras de una parte del interior, que se ha formado en su apartada morada, buscando pastos más exuberantes donde, durante los meses de verano, varias hierbas empujan sus hojas y flores para formar una alfombra verde, salpicada de tonalidades las más brillantes y diversificadas.




Se sabe que se agrupaban en manadas de 30 a 50 individuos. Se decía que eran animados y muy nerviosos, especialmente los sementales. En la década de 1830, se utilizaron cómo animales de arnés para carruajes en Londres, y los agricultores locales los usaban como guardias para su ganado, ya que seguramente atacaran a los intrusos.
No sea certificado que la figura de las bandas tenga alguna función. Las diferencias en las franjas en la zona trasera puede haber ayudado al reconocimiento de especies en estampidas de rebaños mixtos de animales, ya que los miembros de una subespecie o especie seguirán su propio tipo. También se ha evidenciado que las cebras desarrollaron patrones de rayas como termorregulación para enfriarse, y que los juega perdieron esta función debido a que vivían en un clima más fresco.

Echa un vistazo a:  Felinos Extintos: Animales que ya no volveremos a ver

Evolución

quagga

El quagga fue el primer animal extinto del cual se analizó su ADN, el estudio fue llevado a cabo en 1984, y confirmo que estaba más relacionado con las cebras que con los caballos, compartiendo un ancestro con la cebra de montaña hace tres o cuatro millones de años. También es muy cercano a la cebra de las llanuras.
Un estudio genético publicado en 2005 confirmo el estado de subespecie del quagga, al mostrar que éste tenía poca diversidad genética. Su patrón distinto del pelaje debió evolucionar rápidamente debido al aislamiento geográfico o a la adaptación a un entorno más seco.

Extinción del Quagga

Una vez comenzó el asentamiento de Holanda en Sudáfrica, el quagga fue cazado y vio aumentada su competencia con los animales domésticos por forraje. Se crearon programas de conservación en Europa pero no tuvieron resultado. La quagga se extinguió en la naturaleza durante 1878, y en cautividad el último espécimen murió en Ámsterdam el 12 de agosto de 1883. Hoy día tan solo se conserva una fotografía y 23 pieles de Quagga. Actualmente el Proyecto Quagga trata de recrear el fenotipo del patrón del pelo y lo necesario para criar estos animales al criar cebras de Burchell selectivamente.



Sobre los Quagga y su clonación. Proyecto Quagga

Debido a la cercana relación entre el quagga y las cebras extintas que fueron descubiertas, Reinhold Rau comenzó el proyecto quagga en Sudáfrica en el año 1987 para crear una población de cebra similares al quagga mediante selección reproductiva de un patrón de rayas reducido de cebras planas, para introducirlo en el rango anterior del quagga. Estas especies han sido nombradas “Ray quaggas”. La población se fundó con 19 individuos de Namibia y Sudáfrica, seleccionados por poseer reducidas rayas en la zona trasera y en las piernas. El primer hijo del proyecto nació en 1988, y una vez se cree una población lo suficientemente extensa, se liberarán en Cabo Occidental.

Echa un vistazo a:  Foca Monje del Caribe (Neomonachus tropicalis)

Esto podría ser parte de un programa integral de restauración qué incluye esfuerzos continuos como la erradicación de árboles no nativos. Esto permitirá que Quaggas, ñus y avestruces puedan vivir juntas en las áreas donde la vegetación indígena se mantenga.

Los animales de la tercera y cuarta generación producidos en 2006 por el proyecto se consideraban muy parecidos a las representaciones del quagga. Está crianza selectiva llamada reproducción posterior es bastante controvertida, ya que las nuevas cebras parecida a los quagga serán idénticas únicamente en apariencia externa, genéticamente serán diferentes. Todavía no existe la tecnología suficiente para utilizar el ADN recuperado y proceder a la clonación.



Deja una respuesta