Los dinosaurios más rápidos

¿A cuánta velocidad corren los dinosaurios? Es una pregunta que tiene un poco de trampa, porque evidentemente no podemos medirlos al estar todos extintos. Sin embargo, en la actualidad existen una serie de técnicas con las que podemos hacer modelos informáticos con los que poder averiguar cuáles son los dinosaurios más rápidos y veloces.

En este estudio de la Universidad de Manchester, publicado en 2007 en la Royal Society, se analizó la velocidad de cinco especies de dinosaurios carnívoros. Para ello utilizaron un modelo que simulaba huesos, músculos y tendones. Los resultados de su investigación son cuanto menos destacables, habiendo alcanzado uno de los analizados mayor velocidad que la mayoría de animales modernos a la carrera. Así pues, veamos qué dice la ciencia.

Tyrannosaurus Rex

Pues sí, el Tyrannosaurus Rex se queda el último de esta lista con una velocidad a la carrera de 28,8 km/h. Y estos serían solo los Tiranosaurios más rápidos. Un humano medio en buena forma podría superar fácilmente a un T. Rex en sprint. Parece que la gran bestia del Cretácico no hubiera sido tan difícil de esquivar. Para ilustrarlo, pongamos el ejemplo de que el récord de velocidad en humanos lo tiene Usain Bolt, que llegó a correr a 37,58 km/h.

No conocemos mucho de las tácticas de caza de los dinosaurios, y desde el mismo principio del descubrimiento de fósiles, ha habido debate sobre cómo este dinosaurio se alimentaba. Los expertos no se ponen de acuerdo, pero es bastante aceptado que una gran parte de la dieta provenía de la carroña.

Concretamente, una porción considerable de su alimentación procedería de animales cazados por otros predadores. Tal vez esa es la razón por la que el Tiranosaurio no corriera tan rápido como muchos otros depredadores, él solo tenía que aparecer para provocar el terror. Aún así, no deja de ser uno de los dinosaurios más rápidos que existieron.

Allosaurus

dinosaurios más rápidos

Allosaurus, o Alosaurio en su versión hispanizada, significa lagarto extraño. Es un género de terópodos que vivieron a finales del Jurásico en las actuales Norteamérica y Europa. Es el típico terópodo, considerablemente más grande que un humano, llegando a medir hasta 8,5 metros de longitud y unos 3 metros de alto. Se le podría considerar un pequeño tiranosaurio. Tenían unas patas delanteras cortas con dedos prensiles, a modo de pulgar. En general, los esqueletos de los alosaurios son parecidos a los de las aves, con bolsas de aire en los huesos que utilizarían para la respiración. Esta configuración ósea le otorgaba 33,84 km/h de velocidad.

Dilophosaurus

Imagen de WikiPedia

El Dilophosaurus es una de las grandes estrellas ocultas del cine. Su aparición estelar ocurrió en Jurassic Park, donde apareció una versión más pequeña del mismo. A esta versión se le atribuía la capacidad de escupir veneno y de desplegar un collar extensible.

El auténtico dilofosaurio era considerablemente más grande, podía medir alrededor de 1,7 metros de alto y hasta 7 metros de largo. Se trata de uno de los animales más grandes de su época y se cree que era predominantemente carroñero. Esto se debe al hecho de que no poseía una mordida lo bastante potente para agarrar presas. Su cráneo presenta dos crestas en lo alto de la cabeza. El dilofosaurio podía correr a 37,8 km/h, convirtiéndolo así en el tercero de nuestra top dinosaurios más rápidos de la historia.

Velociraptor

El velociraptor es otro gran conocido por su aparición en Parque Jurásico, sin embargo, la película utilizó un modelo bastante alejado de la realidad. Estos terópodos tenían una boca similar a la de un reptil, pero su aspecto recuerda mucho más al de un ave. Recubierto de plumas y una larga cola. Además su tamaño era más bien pequeño, como un pavo de corral. Menos de un metro de alto, pero hasta dos metros de longitud contando su cola. Es destacable su garra prensil en el pie, que le servía tanto para agarrar como para desgarrar presas.

Gracias a su forma aerodinámica, debido a las plumas, y a su esqueleto aviario este dinosaurio podía alcanzar una velocidad de 38,88 km/h. Este es un ejemplo perfecto para recordarnos que, en realidad, los dinosaurios estaban más cercanamente emparentados con las aves modernas que con los reptiles modernos. Aunque el cine y la cultura popular nos los haya mostrado de esa manera.

Compsognathus

dinosaurios más veloces

Probablemente nunca hayas oído hablar de él, pero este pequeño dinosaurio, de 10 centímetros de alto y 1 metro de largo, se ha ganado el puesto del dinosaurio más veloz del mundo, por encima de todas las especies de dinosaurios más rápidos de todo el planeta. El compsognathus se alimentaba de pequeños vertebrados y otros animales pequeños como los insectos. Se trataba de (sorpresa) un terópodo, con patas delanteras muy pequeñas en comparación a las traseras.

Estas ocupaban una parte proporcionalmente muy grande de su cuerpo y musculatura, lo que sugiere que tal vez pudieron saltar.

Estos dinosaurios vivieron a finales del Jurásico en la actual Europa. De hecho, dos de sus fósiles se encontraron en Francia y Alemania. Hasta los años 90 del siglo XX, el compsognathus era el dinosaurio más pequeño jamás encontrado. Así pues, el podio se lo lleva este dinosaurio, que se calcula que llegó a correr hasta los 64 km/h.

¿Conoces especies de dinosaurios más rápidos aún?

Ponte en contacto con nosotros en nuestro Instagram o a través de nuestras páginas de contacto y estaremos encantados de agregarlo!

Y aquí termina este top, si quieres saber más sobre los dinosaurios y otras especies extintas, prehistóricas y contemporáneas, no dejes de visitarnos.

Si te ha gustado, puedes compartirlo

Tratamos de compartir información y conocimiento sobre especies que ya no volveremos a ver en el medio natural. ¿Nos ayudas a difundir el mensaje?

Share on facebook
Compartir
Share on twitter
Twittear
Share on pinterest
Crear Pin
Share on whatsapp
Enviar

Deja un comentario

¿Ya nos despedimos?

¡Podemos seguir en contacto en nuestras redes sociales!