parra-de-jade

Flor de Jade (Strongylodon macrobotrys)

Flor de Jade (Strongylodon macrobotrys)
5 (100%) 2 votos

La flor de Jade es la flor de la parra de Jade, también llamada parra esmeralda o parra de jade turquesa. Es una de las muchas flores en peligro de extinción.

Cómo es la Flor de Jade

La Flor de Jade posee forma de garra, distribuyéndose en racimos colgantes de más de 75 flores que pueden medir hasta tres metros de longitud.

La coloración de la flor está formada por copigmentación, por la presencia en la savia de la planta de unas sustancias llamadas malvina y saponarina. Esta combinación hace que la flor vaya desde los tones azules hasta los verdes.




 

Colores de las Flores de Jade

  • Flor verde de Jade
  • Flor Azul de Jade
  • Flor Turquesa de Jade

Parra de Jade

Es la planta donde crecen las flores de Jade. Es una planta de hoja perenne con troncos leñosos de la familia de las leguminosas, estrechamente relacionada con los frijoles.

Sus tallos pueden llegar a alcanzar 18 metros de longitud. Cuenta con un follaje de color verde pálido formado por tres hojas. Posee inflorescencias, pero sólo en las parras de Jade maduras.

Su propagación es muy difícil, contando esta planta con modificaciones evolucionadas para que puedan ser polinizadas por una especie de murciélago, el cual bebe de su néctar.

Donde encontrarla

La Parra de Jade es nativa de los bosques tropicales localizados en las Islas Filipinas. Crece cerca de arroyos y barrancos, en bosques húmedos.

Echa un vistazo a:  Plantas en peligro de extinción en España

Cómo cultivarla

Es una planta muy poco tolerante al frío y a las heladas, necesitando una temperatura mínima constante de 15ºC.  Son muy vistosas en los jardines por sus vistosas flores. Suelen ser cultivadas sobre una pérgola o cualquier otro soporte, siempre que éste sea alto, para que cuelguen las grandes ramas con flores.


En Peligro de Extinción

La Parra de Jade y, por ende, la Flor de Jade, se encuentran en peligro de extinción. Esto principalmente es debido a su difícil propagación y a la destrucción de su hábitat natural, así como la disminución de sus polinizadores naturales.

Deja una respuesta